Posts tagged ‘reputación’

Y tú más

Como ya hemos comentado muchas veces, lo importante no es sólo “estar en la red”, sino “ser y saber estar”. De nada sirve que tengamos una importante o cuantiosa presencia en las redes, si la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos y que reciben los demás es negativa.

Es aquí donde entra en juego la llamada “reputación online” o “reputación digital”. Personalmente, el dicho de “que hablen aunque sea mal”, me parece nefasto. No puedo comprender cómo alguien piensa que el hecho de obtener publicidad o difusión mediante comentarios negativos puede proporcionar el más mínimo beneficio.

Actualmente, y por diversas causas, estoy implicada en ciertos temas de marketing, y me he quedado muy sorprendida al ver que esa idea sobre la “mala fama” la tienen no sólo personas desconocedoras de este ámbito o personas poco formadas, sino incluso directivos de una cierta reputación y posición. ¿Quién podría querer que le conozcan por hechos negativos? Yo, desde luego, no, prefiero mil veces el anonimato. Es como aquello de “si lo que vas a decir no es más bello o útil que el silencio, cállate”, si no vas a decir nada bueno de mi, mejor no lo digas.

Los comentarios negativos, campañas de desprestigio y bulos han existido siempre, pero es evidente que con el cambio de escenario, puede llegar a límites insospechados, aumentando de forma exponencial la audiencia a la que van a llegar los comentarios y opiniones vertidas por otras personas sobre un producto, empresa, o persona.

Leyendo el artículo sobre Reputación Online publicado por Customer Hunt en la página web http://www.reputaciononline.net/, me ha venido a la mente la reciente polémica que ha surgido por los resultados lanzados por los buscadores cuando los usuarios introducen una consulta del tipo: “Los madrileños son…”, “Los andaluces son…”, frases seguidas en la mayor parte de los casos de adjetivos y calificaciones poco agradables o positivas.

¿Afectan esos resultados a la reputación de madrileños, andaluces, etc.? Realmente no sé el alcance que tendrán esas informaciones, pero sin entrar en cuestiones más profundas, es, cuanto menos, desagradable que ante una búsqueda el resultado obtenido sea tan negativo y sobre todo tan tópico.

Creo que la situación es todavía más perjudicial cuando se trata de personas, organizaciones o productos concretos. En mi opinión, casos como los comentados anteriormente, no dejan de ser, ideas tópicas y absurdas, generalidades que, si bien no son del gusto de nadie, podrían catalogarse de anecdóticas, puesto que no creo que nadie les de mayor credibilidad, ¿o sí? Sin embargo, cuando se trata de objetivos más concretos, los resultados pueden ser nefastos.

¿Quién no busca opiniones sobre el hotel donde quiere pasar sus vacaciones?, ¿o sobre la efectividad de un producto?; ¿o sobre los efectos que dicho producto puede tener sobre nosotros? Creo que todos, en uno u otro momento lo hacemos, por lo que entiendo la preocupación de obtener y sobre todo mantener reputación y como se suele decir “buen nombre”.

Siguiendo uno de los enlaces que ofrece el artículo, llegamos a un texto sobre un bulo referente a determinado producto alimenticio. Ahí, uno de los puntos en que hacen hincapié es en el hecho de que “no toda la información que aparece en Internet es cierta”.

¿Obvio?, ¿frase de Perogrullo? En absoluto, al leerlo me ha venido a la idea una conversación que mantuve hace poco con una compañera. Hablábamos sobre los efectos del aluminio en contacto con alimentos y al comentarle cierta información me dijo: “En cuanto se lo diga a mi madre, lo busca en Internet como hace con todo. Piensa que si lo pone ahí, es porque es cierto”. Algo similar a lo que le sucedía a la gente con la televisión en sus primeros años de vida, si algo no era cierto, ¡cómo iban a decirlo en la tele! Parecía que era un dogma de fe.

¿Caso aislado? Ni mucho menos, son muchas las personas que piensan que Internet no sólo posee, sino que es la verdad absoluta, por lo que lo que se refleje aquí puede tener mucha importancia para nuestra imagen y reputación.

En definitiva, debemos cuidar nuestra reputación como haríamos en el mundo “offline”, salvando las distancias y contando con sus particularidades, y teniendo en cuenta que en las redes todo se propaga con una rapidez asombrosa, tiene un alcance inimaginable y llega a una audiencia multitudinaria, por lo que revertir la situación no es ni rápido ni fácil.

Anuncios

16 de mayo de 2012 at 11:30 8 comentarios


Archivos

Entradas recientes

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

RSS Tweets sobre #websoc12

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mi yo twitteriano

RSS Biblogtecarios

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS My websoc in Pinterest

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: