Posts tagged ‘reflexiones’

Cambia, todo cambia

Tal y como se muestra en el “About” de este blog, “La web @social” nació en el contexto del Máster en Bibliotecas y Servicios de Información Digital de la UC3M. Atrás quedaron esos meses intensos pero provechosos en los que estaba sumergida en Web Social, asignatura “madre” de este blog y la causante de que, pasito a pasito, fuera construyendo este pequeño rincón en el que compartir mis reflexiones sobre la web social.

Puedo decir que desde la publicación de la última entrada, allá por junio de 2012, he entrado en este blog decenas de veces, quien sabe si no más, intentando decidir si tenía sentido continuar o no. Este blog ha intentado hacerse mayor, pero al final he comprendido que nació con un propósito y con unos objetivos determinados, y que fuera de ese ámbito sería difícil seguir creciendo.

Sin embargo, no quería dejarlo así, sin una despedida, o más bien sin una mudanza, por lo que he comenzado a crear un nuevo blog en el que compartir mis inquietudes sobre el mundo de la información y la documentación, sin dejar de lado otras cuestiones como la lectura, los viajes, el ocio, etc. Será un blog de reflexiones, tanto profesionales como personales, que espero que os resulten de interés y que intentaré actualizar de forma más o menos continua. Espero que esté pronto disponible y mientras me embarco en esa aventura, podéis leerme en Biblogtecarios, proyecto que me ilusiona y apasiona especialmente.

Anuncios

31 de agosto de 2013 at 11:27 Deja un comentario

Last but not least

Parece que fue ayer cuando empezamos nuestra andadura en Web Social y ahora me encuentro escribiendo el que, al menos en principio, es el post final de la asignatura. Todavía recuerdo cuando me enfrenté por primera vez al cronograma de la asignatura y pensé que quedaban muchas y sobre todo muy intensas semanas por delante.

Pues bien, ha llegado el momento de hacer autoevaluación y sobre todo autocrítica. Intentaré no fustigarme en exceso, que para eso ya están los críticos, ¿o no? En primer lugar, vuelvo a las expectativas que tenía al inicio de la asignatura y que intenté plasmar en mi primer post:

  1. Aprender a hacer un uso adecuado y optimizado de las redes sociales, y por tanto adquirir nuevos conocimientos. He accedido a herramientas que hasta ahora no conocía o no había usado, y sobre todo creo que mi perspectiva sobre lo que merece la pena ser publicado o no, ha mejorado. Creo que he aprendido o al menos he empezado a aprender que cada red tiene sus objetivos, y que cada contenido es más o menos adecuado para una u otra red social.
  2. Corregir los errores que haya podido cometer hasta ahora en el uso de las redes sociales. Creo que ahora tengo más en cuenta cuestiones como la privacidad, la reputación digital, etc. No es que antes no le concediera importancia, todo lo contrario, pero creo que ahora soy más consciente al respecto.
  3. Desaprender las malas costumbres relativas a las redes sociales e ir “por el buen camino”. Destacaría sobre todo el hecho de haber aprendido a gestionar mejor el tiempo y sobre todo la relevancia de los contenidos a publicar.

Evidentemente, todo lo dicho hasta ahora no quiere decir que haya aprendido todo, más bien al contrario, simplemente significa que he empezado a pensar más detalladamente en todo lo concerniente a las redes, y creo que me encuentro en mejor disposición que al inicio para tomar decisiones al respecto.

Y una vez “rendidas las cuentas” en relación al primer post, creo que lo mejor es pasar a analizar mi actuación y presencia en las principales herramientas que hemos empleado en el contexto de la asignatura.

Facebook y Google+

Antes de la asignatura, nunca había tenido cuenta en Google+, aunque sí usaba otros servicios de Google. Al principio me costó un poco hacerme a ella, pero creo que en general, tiene una estética más agradable y “profesional” que Facebook. Me gusta sobre todo porque con Facebook siempre tengo la sensación de estar en algo así como un patio de colegio, cada día me gusta menos y sobre todo, cada cambio que hacen me parece peor que el anterior. Además, como le sucedió a otros compañeros, tuve mis más y mis menos para crear la cuenta, la tuve bloqueada un tiempo, etc., así que ha sido un cambio con altibajos, aunque más bien diría yo que en la línea de Facebook, nada novedoso por lo que parece ser.

Evidentemente, la cuenta creada para Facebook terminará desapareciendo porque ya tengo perfil personal, que por cierto cada día utilizo menos porque no termino de encontrarle ni utilidad ni interés. Al inicio, pensé que eliminaría el perfil de Google+, ahora simplemente creo que lo dejaré estar, aunque dudo que lo consulte de forma habitual.

Respecto a las páginas creadas en ambas, me propuse actualizarlas prácticamente a diario, y creo haber conseguido ese objetivo, aunque reconozco que a veces me ha costado seleccionar qué contenido podía resultar apropiado para cada una de ellas.

Twitter

Los inicios de la cuenta específica para web social en Twitter también fueron, cuanto menos, moviditos. Tengo una cuenta personal (que de hecho es la que he tenido que emplear finalmente) desde hace bastante tiempo, y hago uso muy activo de ello, por lo que nunca me imaginé que crear una cuenta para web social iba a suponerme tantas aventuras. Creé dos, bloquearon ambas sin darme una explicación, tuve momentos de casi angustia, de preocupación, de cabreo, etc., hasta que conseguí relativizar la cuestión y relajarme al respecto.

Eso sí, si algo puedo decir ahora es que cada red social tiene su “aquel”, y que todas tienen claroscuros, aunque unas nos resulten de mayor “confianza” que otras. En este caso, las cuentas creadas para la asignatura, y que finalmente no pude utilizar, van a ser eliminadas, mientras que seguiré usando la mía personal.

En este caso, agradezco la perspectiva que me ha dado la asignatura. La principal lección que he aprendido respecto a esta red social es, por un lado, una mejor gestión del tiempo, usando por ejemplo herramientas adicionales, y por otro, un mayor criterio a la hora de publicar: qué es importante, qué no, qué es imprescindible publicar o por el contrario qué es totalmente imprescindible.

Blog

El blog ha sido una de mis actividades más satisfactorias. ¿Por qué? Principalmente porque me he dado cuenta de que es algo que me gusta y que disfruto enormemente. Nunca he tenido un blog por varios motivos, pero principalmente pueden resumirse en dos: por un lado, me da una vergüenza enorme publicar mis percepciones, opiniones o como queráis llamarlo, y por otro, siempre he pensado que no tenía nada interesante que decir. Gracias a web social, me planteo incluso seguir con el blog, sin pretensiones y sin obligaciones de frecuencia de publicación ni nada por el estilo. En todo caso, aunque no sea así, tengo que agradecer esta actividad que me ha demostrado que todos tenemos algo que decir en algún momento, mejor o peor expresado, pero interesante para alguien, aunque sea para nosotros mismos.

Al inicio pensaba que no iba a ser capaz de escribir nada más allá de lo obligatorio, pero finalmente he publicado incluso más post de los marcados como obligatorios, por lo que creo que el resultado final ha sido decente o al menos no tan flojo como creía que podía ser. Eso sí, como siempre, todo es mejorable.

Wiki

Si con el resto de herramientas he llevado una actualización más o menos diaria, al wiki me he enfrentado de una forma completamente distinta. He publicado en varias tandas, no sé si tres, cuatro, cinco, o las que sean, no creo que eso sea lo importante, pero creo haber contribuido un poquito a su desarrollo y actualización.

Para mi esta actividad ha sido uno de los mayores retos. Sólo conocía los wikis de oídas, no había participado nunca en uno y todo era nuevo: cómo publicar, cómo enlazar, cómo ir generando conocimientos, etc. Ha sido quizás una de las herramientas que más miedo o respeto me infundían al principio y que sin embargo luego ha resultado más sencillo de lo que parecía, al menos en su uso porque lo de generar contenidos ya es otra historia.

Conclusiones

– En general la experiencia ha sido muy positiva, incluso teniendo en cuenta las pequeñas turbulencias del inicio

– Creo haber aprendido mucho, aunque sobre todo me doy cuenta de lo mucho que me queda por aprender.

– Estoy segura de que podría haber aportado más a la asignatura, aunque creo haber hecho un esfuerzo considerable. Soy muy perfeccionista y pienso que siempre es posible dar más de uno mismo, aunque el tiempo, las dudas y en ocasiones la organización (o quien sabe si la falta de ella) me han podido a veces y quizás no he dado todo lo que hubiera debido.

– Si hay algo de lo que estoy contenta y orgullosa es de haber seguido una línea que siempre me he marcado como obligatoria, dentro y fuera de las redes, el RESPETO a todos los que formamos parte de esto y a los que no. El respeto a los tiempos de cada uno, a las capacidades, a los gustos. Creo que en este sentido he sido fiel a mi misma y agradezco enormemente los “toques de atención” de los profesores, respecto a las diferentes visiones de cada uno de nosotros y la necesidad de respetarlos.

– He intentado aprender de todos mis compañeros: los que ya eran activos en las redes, los que han tenido su primer contacto con ellas en el contexto de la asignatura, los que han publicado más, los que menos, etc. Creo que he sacado algo bueno de todos y cada uno de ellos, así como de los profesores, aunque en este caso no creo que sea necesario ya decírselo, lo saben seguro.

– Mi intención desde un principio ha sido aprender, no sólo cosas nuevas, sino también “aprender a desaprender”, tal y como dije en mi primer post. Asimismo, he intentado ayudar a los demás cuando me ha resultado posible y dentro de mis limitados conocimientos. Me conformo con haber aportado mi granito de arena a la asignatura.

Por último, y antes de que a nadie le de un síncope por leer algo tan extenso, reitero mi agradecimiento a todos los que me habéis acompañado en este camino, duro pero bonito y sobre todo interesante. Siento no haber sido capaz de aportar más, doy gracias por lo aprendido y sobre todo pido disculpas si en algún momento no he estado a la altura.

11 de junio de 2012 at 21:13 20 comentarios

Yo, yo misma y mis redes

Ahora que nos encontramos más o menos a medio camino en la asignatura Web Social, creo que es el momento de parar un poco, tomar aire, y hablar sobre algunas de las cuestiones que me he ido planteando.

Este post tiene como única intención, llevarme y por extensión, llevaros a reflexionar sobre nuestra relación con las redes sociales (podría ser extensible a Internet en general) y sobre el lugar que estas ocupan en nuestra vida.

Son muchas las veces que me he preguntado si  han supuesto un cambio tan revolucionario como parece ser, o sólo es cuestión del mérito que queramos concederle cada uno de nosotros. ¿Nos representan nuestros perfiles en las redes, son lo que no somos y nos gustaría ser, son una faceta más de nosotros mismos? ¿Son algo más en nuestras vidas o con su llegada han desaparecido otras cosas?

Todos vamos viendo cómo las redes, nacen, crecen y desaparecen. Redes a las que en su día pertenecieron de forma masiva los usuarios, hoy no son más que un recuerdo. Otras, quizás empezaron tímidamente y hoy se encuentran perfectamente consolidadas, mientras que otras ven, cada vez más, como la competencia va aumentando y sufren un abandono progresivo de sus usuarios.

¿Os habéis preguntado alguna vez qué sucede con vuestro perfil o mejor dicho, con vuestro “yo websociano” cuando una red desaparece? ¿Y qué sucederá cuando nosotros ya no estemos para gestionar ese perfil en caso de que esa red no haya desaparecido?

¿Las redes qué son, una herramienta, un medio, un fin? Entiendo que todos entramos de forma voluntaria y consentida en ellas (espero que así sea claro), pero, ¿qué pasaría si decidimos que ya no queremos ser parte de esa red?, ¿qué pasa con nuestros datos?, ¿son nuestros, son de la compañía propietaria de esa red? ¿Somos usuarios o esclavos de las redes?

Cuando os dais de alta en un servicio, ¿qué datos proporcionáis, los que son estrictamente obligatorios o todos los que os piden?, ¿dais siempre datos fidedignos u os inventáis vuestras personalidades sociales? ¿Proporcionaríamos determinados datos a una persona de forma tan “alegre” como los proporcionamos en las redes sociales?

No sé si alguien esperaba respuestas con este post, pero nada más lejos de mi intención. Lo que pretendo es lanzar preguntas, esas mismas que me hago yo. Preguntas que en ocasiones soy capaz de contestar con cierta resolución, pero que en otras me hacen dudar cada vez más de la transparencia de un mundo que se prometía fácil, sin barreras y a disposición de todos, lo cual no deja de ser una verdad a medias.

8 de mayo de 2012 at 09:26 1 comentario


Archivos

Entradas recientes

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

RSS Tweets sobre #websoc12

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mi yo twitteriano

RSS Biblogtecarios

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS My websoc in Pinterest

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: