Google, el Rey del Mambo

Parece que, en los últimos años, Google es el “alma de todos los cotarros”, no para de innovar, cambiar, ¿inventar?, etc. Yo siempre digo de forma irónica la frase “Google, the last giggling”.

Después de mi experiencia con el “Gigante”, y de las lecturas de “Mi experiencia con la evolución de Google+” de Enrique Dans y de “G+ cambia la forma de buscar”, artículo publicado por Cristian González Guasch en El País, me gustaría compartir algunas de mis reflexiones que en alguno de los casos pueden resultar incluso contradictorias.

Por un lado, me produce un cierto rechazo que Google nos “cierre el círculo” cada vez más, controlando de una y otra forma nuestros datos, gustos, opiniones, etc. Pero por otro, no puedo evitar pensar que yo, y sólo yo, le he cedido esos datos, le he dado ideas sobre mis preferencias a través de mis +1, le he dicho que blogs me interesan a través Google Reader,  y le he dado acceso a los documentos que comparto en Google Docs. Y para qué vamos a engañarnos, si además de para vaya usted a saber qué, utiliza esos datos para ofrecerme información cada vez más ajustada a mis necesidades, bienvenido sea, ¿o no?

Reconozco que tengo una relación de tira-afloja con Google, que no de amor-odio, y pese a que algunas actuaciones me puedan parecer más o menos criticables, me facilita el día a día en las redes: cada vez ofrece más posibilidades, es más certero o preciso, etc., pero no puedo evitar sentir que es imposible escapar de su control.

Y sí, ya lo sé, me vais a decir que eso es culpa mía por usar sus servicios, ceder mis datos, etc., etc. ¿Veis como es todo una contradicción? Al menos yo así lo siento.

Respecto a G+, nunca sentí curiosidad por crear una cuenta, hasta que tuve que hacerlo en el contexto de la asignatura Web Social. ¿Mis impresiones por el momento? Más positivas de lo que esperaba o al menos no tan negativas. Mi idea era eliminar esa cuenta en cuanto finalizara el periodo lectivo, pero ahora no lo tengo tan claro. Es cierto que no le voy a dar un uso exhaustivo, pero tampoco me molesta su presencia.

En este sentido, y aludiendo a la frase de Enrique Dans, “[red]… en la que los usuarios pasan únicamente tres minutos al día”, me siento en cierto sentido identificada.

Actualmente, apenas paso tiempo en Facebook y prácticamente sólo lo utilizo para dejar algún mensaje, contestar a los que me dejan, etc., pero en el inicio sí accedía a sus aplicaciones para terceros, actualizaba mi perfil con cierta frecuencia, etc. Sin embargo, con G+ voy “más al grano”, no encuentro tantos “cacharros” disuasorios ni aplicaciones que desvían mi atención, lo veo más “limpio” y sí, por qué no decirlo, hasta más amigable, así que en definitiva, me hace sentir más a gusto, aunque sea durante 3 minutos al día.

¿Es sólo una cuestión de percepción o realmente esta red tiene un concepto distinto a las demás? Sinceramente, llevo poco tiempo metida en esta tela de araña como para tener un criterio firme al respecto y no quiero aventurarme, por lo que, en este sentido, este post es firme candidato a una revisión futura, cuando haya sido capaz de ampliar miras.

Para terminar, me gustaría decir que, tal y como se refleja en los artículos indicados, creo firmemente que nos vemos condicionados en cierto sentido por lo que otros opinan, hacen o dicen, y en este sentido, las redes no son más que un reflejo de las opiniones y perspectivas de otras personas, de ahí que acudamos a ellas en busca de asesoramiento, al menos, en etapas iniciales de elección de un producto o servicio.

Mi experiencia personal me dice que puede ser útil recurrir a otros antes de decantarnos por una u otra opción, porque al fin y al cabo nadie querría estar sólo en una red social (ya sea real o virtual), ¿o sí? Hace unos años yo misma pertenecía a una comunidad online que daba sus opiniones sobre servicios, productos, organizaciones, etc., y aunque ya hace bastante tiempo que no formo parte de ella, aún hoy busco opiniones de otras personas en ella, con la única salvedad de que ahora también veo si la empresa o producto que me interesa tiene perfil en las redes sociales.

10 de mayo de 2012 at 10:40 1 comentario

Yo, yo misma y mis redes

Ahora que nos encontramos más o menos a medio camino en la asignatura Web Social, creo que es el momento de parar un poco, tomar aire, y hablar sobre algunas de las cuestiones que me he ido planteando.

Este post tiene como única intención, llevarme y por extensión, llevaros a reflexionar sobre nuestra relación con las redes sociales (podría ser extensible a Internet en general) y sobre el lugar que estas ocupan en nuestra vida.

Son muchas las veces que me he preguntado si  han supuesto un cambio tan revolucionario como parece ser, o sólo es cuestión del mérito que queramos concederle cada uno de nosotros. ¿Nos representan nuestros perfiles en las redes, son lo que no somos y nos gustaría ser, son una faceta más de nosotros mismos? ¿Son algo más en nuestras vidas o con su llegada han desaparecido otras cosas?

Todos vamos viendo cómo las redes, nacen, crecen y desaparecen. Redes a las que en su día pertenecieron de forma masiva los usuarios, hoy no son más que un recuerdo. Otras, quizás empezaron tímidamente y hoy se encuentran perfectamente consolidadas, mientras que otras ven, cada vez más, como la competencia va aumentando y sufren un abandono progresivo de sus usuarios.

¿Os habéis preguntado alguna vez qué sucede con vuestro perfil o mejor dicho, con vuestro “yo websociano” cuando una red desaparece? ¿Y qué sucederá cuando nosotros ya no estemos para gestionar ese perfil en caso de que esa red no haya desaparecido?

¿Las redes qué son, una herramienta, un medio, un fin? Entiendo que todos entramos de forma voluntaria y consentida en ellas (espero que así sea claro), pero, ¿qué pasaría si decidimos que ya no queremos ser parte de esa red?, ¿qué pasa con nuestros datos?, ¿son nuestros, son de la compañía propietaria de esa red? ¿Somos usuarios o esclavos de las redes?

Cuando os dais de alta en un servicio, ¿qué datos proporcionáis, los que son estrictamente obligatorios o todos los que os piden?, ¿dais siempre datos fidedignos u os inventáis vuestras personalidades sociales? ¿Proporcionaríamos determinados datos a una persona de forma tan “alegre” como los proporcionamos en las redes sociales?

No sé si alguien esperaba respuestas con este post, pero nada más lejos de mi intención. Lo que pretendo es lanzar preguntas, esas mismas que me hago yo. Preguntas que en ocasiones soy capaz de contestar con cierta resolución, pero que en otras me hacen dudar cada vez más de la transparencia de un mundo que se prometía fácil, sin barreras y a disposición de todos, lo cual no deja de ser una verdad a medias.

8 de mayo de 2012 at 09:26 1 comentario

Se reserva el derecho de admisión

Con el título de este post resumiría yo mis últimas experiencias al darme de alta en algunas de las redes sociales que estamos manejando en Web Social. En general, el proceso de registro y posterior inicio de sesión no ha estado exento de emoción puesto que he sufrido bloqueo de cuentas, suspensión, etc.

A continuación, paso a detallar los aspectos más destacables de mi experiencia con cada una de las redes a analizar:

Google+. Tengo cuenta de email desde hace años con G+, aunque nunca me había decidido a darme de alta en su red social. Contaba con invitación desde sus inicios, pero no había sentido curiosidad por registrarme, ni siquiera cuando dicha invitación ya no era necesaria.

El proceso fue sencillo y sin problemas, supongo que en parte por estar familiarizada con el funcionamiento de todas las herramientas de Google. En cuanto a la política de privacidad, es necesario aceptarla antes de darse de alta, y si bien, puede haber cláusulas con las que no esté completamente de acuerdo, son requisito imprescindible para poder usarlo, así que evidentemente acepté.

Facebook. Cuento con una cuenta personal desde hace varios años y nunca tuve ningún problema, ni durante el proceso de registro, ni posteriormente con el uso de la red. Imagino que los controles sobre la existencia de perfiles falsos, usuarios con diversas cuentas, etc., se han endurecido en los últimos tiempos.

Me registré para obtener una cuenta específica para la asignatura y en este caso, el problema fue que poco después de tener acceso a la red, mi cuenta fue bloqueada y empecé a recibir un mensaje de error en el que se solicitaba mi número de teléfono móvil para enviarme un código. En las primeras ocasiones, me lo enviaron, lo introduje y pude tener acceso de nuevo, aunque por poco tiempo. Posteriormente me bloquearon el acceso completamente y el sistema de código enviado al móvil dejo de ser efectivo puesto que nunca lo recibía.

Cumplimenté el correspondiente formulario, lo envié y esperé a recibir una respuesta. La primera que obtuve fue solicitarme copia de mi DNI, a lo que me negué. Posteriormente me enviaron otro en el que solicitaban el envío de dos documentos que acreditaran mi identidad, documentos que tampoco envié. Y de repenté recibí, sin solicitarlo, un mensaje en el que se incluía un código para acceder a Facebook. Dado que se trataba de un número de remitente distinto de los que había recibido previamente, dudé, pero finalmente decidí introducir dicho código y desde entonces tengo acceso a Facebook, quien sabe si definitivo o no.

– Twitter. Igual que sucede con Facebook, cuento con un perfil personal desde hace algunos años, y nunca tuve problema alguno con el registro, acceso, etc. Creé la cuenta específica para la asignatura, y enseguida empecé a percibir que algo no iba bien. Sufrí un amago de bloqueo de cuenta, introduje un captcha y en principio parecía todo arreglado. Sin embargo, al día siguiente mi cuenta fue suspendida.

Y así hasta con dos cuentas. Envié los correspondientes formularios, pedí información adicional, intercambié con ellos unos cuantos emails, a los que contestaron, pero nunca recibí una explicación exacta de los motivos que habían llevado a la suspensión de mi cuenta.

Muchos días después, recibí un par de emails en el que me indicaban que en cuestión de días mis cuentas serían desbloqueadas y podría volver a utilizarlas, pero decidí seguir con mi cuenta personal para evitar confundir a la gente con tanto cambio y reconozco que también, al menos en parte, por miedo a que en cualquier momento las volvieran a bloquear o incluso bloquearan mi cuenta personal.

Integración en smartphones

Además de acceder a través de la web, accedo a las redes sociales anteriormente indicadas a través de smartphone, de forma que puedo hacer un mayor seguimiento de las novedades publicadas por mis compañeros de #websoc12. La forma de acceso y utilización en muy similar tanto en la web como en las aplicaciones móviles, por lo que la familiarización con ellas es rápida y sencilla.

Mis conclusiones y dudas (susceptibles de ampliación, modificación y/o actualización)

  1. Pienso que en el caso de Twitter quizás el bloqueo pudo venir porque en algún momento algunos contenidos fueron publicados en mi cuenta personal y en la asociada a la asignatura
  2. Desde el principio utilicé Hootsuite. ¿Podría ser que al enviar un contenido a más de una cuenta, se detectara como spam?
  3. Es cierto que somos usuarios/clientes de un servicio, pero como en todo “negocio”, el propietario se reserva el derecho de admisión
  4. Falta información sobre el proceso de bloqueo/anulación de cuentas. Creo que en este sentido, las compañías tendrían que proporcionar información más detallada y clarificadora.
  5. ¿Dónde está y quien pone el límite en la cesión de datos personales? ¿Es negociable?

1 de mayo de 2012 at 20:30 2 comentarios

Diferencias entre web 1.0 y web 2.0

Cormode y Krishnamurthy analizan en su artículo “Key differences between Web 1.0 and Web 2.0“, las principales características de algunas de las herramientas y servicios más populares de la Web Social. Como puede apreciarse, algunas son comunes a muchas e incluso a todas ellas, aunque todas mantienen ciertas particularidades que se han convertido en símbolos característicos de cada una de ellas.

Todas requieren a los usuarios que proporcionen datos personales que, pueden ser empleados principalmente para la elaboración de perfiles. Por ejemplo, en Facebook, estos datos se utilizan en las estadisticas de las páginas de fans: porcentaje de mujeres y hombres que han visitado nuestra página, lugar, rangos de edad, etc.

Esto no difiere mucho de la información que nos solicitan fuera de la Web 2.0 en algunos servicios con fines publicitarios, puesto que es la forma de generar grupos de usuarios y, en función de sus características, ofrecer unos u otros productos y servicios.

En general, creo que las características analizadas son adecuadas porque se estudian los aspectos más significativos de cada servicio.  En cuanto a los principales indicadores que puedan resultar de utilidad para medir los servicios, herramientas y medios de la web social, son:

  1. Estructura del sitio.La estructura de la web 2.0 difiere de aquella de la web 1.0. Nos encontramos con características como: la bidireccionalidad de los enlaces, espacios y generación de contenidos de forma compartida y colaborativa, mezcla de texto, vídeo, audio, etc., es decir, medios heterogéneos.
  2. Estructura avanzada: diferentes tipos de enlaces: páginas de usuarios, de contenidos, grupos, suscripciones, etc.
  3. Mecanismos e incentivos del sitio: promoción de actividades dentro del sitio, personalización de contenidos mediante “log in”, “portalización”, es decir, ofrecer tantos contenidos dentro de un mismo sitio, que no sea necesario que el usuario salga de él para encontrar lo que busca/necesita.

Otras cuestiones a analizar son:

  • Web 2.0 vista como un modelo de Publicación/Suscripción. Mayores posibilidades de visualizar contenido: sindicación (RSS), mensajes a dispositivos móviles, etc.
  • Web 2.0 como plataforma de apoyo/sustención de otras aplicaciones.
  • Tecnologías de la Web 2.0: AJAX, XML, Flash, etc.
  • Medidas: tráfico de los sitios, clicks y conexiones, comentarios, comunicación casual, comunidades, etc.
  • Web crawling and scraping: dada la variedad de información y las diferencias de estructuración de esta, es necesaria la construcción de un crawler que sea capaz de localizar distintos elementos semánticos y extraer la información.
  • Elementos tecnológicos y externos, tales como rendimiento y latencia (suma de retardos), configuración, distribución y localización, modelos de cargas de trabajo del usuario, etc.

En general creo que esos indicadores son aplicables y adecuados a la mayor parte de las herramientas de la web social de las que hacemos uso, aunque dada la rapidez con que se producen los cambios en este ámbito, podría suceder que fuera necesaria una nueva revisión de eso sindicadores para su adecuación y aplicación en nuevas herramientas que vayan surgiendo.

29 de abril de 2012 at 13:29 Deja un comentario

Mis compañeros de viaje

La maleta para la asignatura de Web Social puede llenarse con muchas herramientas, pero como todos sabemos, si nos pasamos de peso, el aeropuerto nos cobra suplementos por exceso de equipaje, así que, como siempre en la vida, hay que elegir. Ahí van las herramientas que he seleccionado, si bien, en el transcurso de la asignatura, intentaré experimentar con otras, y quien sabe si al finalizar la asignatura, no me de cuenta de que hubieran sido más adecuadas otras elecciones, aunque se trata de eso, de aprender qué es lo que mejor se ajusta a nuestras necesidades. Es por ello, que esta entrada puede sufrir actualizaciones y/o modificaciones periódicas.

Redes sociales

Facebook, Twitter y Google+. En este caso, eran las 3 herramientas obligatorias. Para todas creé un usuario específico (bovejerowebsoc) aunque debido al bloqueo que sufrí en dos cuentas de Twitter, finalmente en esta red utilizo mi cuenta personal, intentando mantener un equilibrio entre los posts concretos para la asignatura y el resto. En Facebook ya tenía un perfil personal, pero en Google+ es la primera vez que participo.

Gestión y monitorización de redes sociales

Hootsuite. He decidido adoptar esta herramienta para gestionar de forma organizada mis perfiles en redes sociales. Si bien optaba entre Hootsuite y Tweetdeck, no había usado con anterioridad ninguna de ellas, aunque finalmente me he decantado por la primera porque al estudiar las características de ambas, me pareció más cómoda de usar y sus opciones me parecían más adecuadas a mis objetivos. En todo caso, no creo que hubiera habido mucha diferencia si hubiera seleccionado Tweetdeck. Quizás en el transcurso de la asignatura, si me resulta posible, decida hacer alguna prueba con esta última.

He estado probando más opciones de Hootsuite, por ejemplo la publicación de tweets programados y funciona bastante bien. Me resulta muy útil, porque a veces tengo poco tiempo para tuitear y son varias las publicaciones que quiero hacer. De esta forma, puedo realizarlo de forma periódica y estableciendo intervalos razonables, de modo que las personas que siguen mi cuenta no se vean desbordadas por excesivas actualizaciones en un breve periodo de tiempo.

Lectores de RSS

Google Reader y Netvibes. En este caso he decidido emplear ambas. El motivo es que, por un lado, ya empleaba Netvibes como escritorio virtual y página de inicio, por lo que me parecía apropiado completarlo con la información sobre los blogs de mis compañeros. Y por otro lado, quería experimentar con alguna herramienta que no hubiera usado para poder aprender algo nuevo, que de eso se trata, así que he decidido emplear también Google Reader.

Creación de blogs

Blogger y WordPress eran mis opciones principales. Mi experiencia en ambos era limitadísima, apenas había creado, en el contexto de algún curso, un blog con una entrada y poco más, por lo que tenía conocimientos muy escasos sobre cualquiera de ellos y finalmente me he decantado por WordPress. He intentado “trastear” con la aplicación, configurándola, añadiendo widgets, etc. Actualmente, no sólo utilizo WordPress para el blog de la asignatura, sino que lo estoy usando para crear y gestionar contenidos de la organización en la que trabajo.

Otras herramientas

Infografías, gestión de imágenes, etc. En este caso he empleado de forma ocasional Piktochart, visual.ly y Many Eyes. Con anterioridad al curso sólo había empleado esta última con un resultado bastante satisfactorio. He recuperado mi cuenta de Flickr, que apenas había usado, aunque por consejo de Eva, con la finalidad que pretendo darle, lo más adecuado sería emplear Pinterest, por lo que he decidido crearme una cuenta y empezar a investigar sobre la herramienta, porque hasta el momento no la he usado.

Escritorio virtual. Como he comentado anteriormente, utilizo Netvibes, herramienta que empleo desde hace mucho tiempo y que me resulta especialmente útil. Estoy aprovechando el curso para seguir investigando en ella y dotarla de más y mejores contenidos.

Marcadores sociales. Voy a emplear Zotero y Delicious. Esta última herramienta la conocía por un curso que realicé hace mucho tiempo, pero no soy usuaria habitual. De hecho, en su momento debí crear una cuenta que no consigo localizar, por lo que he creado una cuenta nueva. Podría decir que he descubierto una nueva herramienta, porque al empezar a usarla no la recordaba así en absoluto, así que estoy aprendiendo cosas nuevas.

Agregador de enlaces. He empezado a utilizar Paper.li. Muchas veces había recibido a través de Twitter un mensaje de algunas personas a las que sigo indicándome que su “diario” había sido publicado y tras ver el resultado, me parecía muy interesante, pero no me decidía a usarlo. Por fin lo he hecho y tengo que decir que estoy contenta con el resultado final. Es de fácil configuración y muy útil para tener una visión general de lo publicado. El diario puede crearse a partir de nuestro timeline, de hashtag o de una lista. Tiene algunas opciones de configuración como la hora de publicación, título, etc.

Acortadores de URLs. Tal y como expliqué en el wiki de la asignatura, empleo Shorten URL, un complemento que puede ser instalado fácilmente en Firefox. He dejado más información al respecto en http://tecnodoc.uc3m.es/mediawiki-1.15.3/index.php/Shorten_url.

Souvenirs

Todo lo comentado anteriormente, son los objetos que componen mi maleta actual, pero como sucede en cualquier viaje, y este lo es al menos para mí, siempre se adquieren souvenirs, que en este caso serán herramientas que vaya adoptando a lo largo del camino. Estoy segura que muchas se quedarán conmigo una vez finalizado el curso, aunque otras podrían ser deshechadas posteriormente.

Finalmente, me gustaría indicar que en casi todos los casos he empleado un identificador común (bovejerowebsoc), al menos siempre que me ha resultado posible. En aquellas ocasiones en que, por la circunstancia que sea, no ha podido ser así, he empleado mi nombre y apellido, de forma que sean fácilmente identificables.

25 de abril de 2012 at 18:52 7 comentarios

Infografíate

A pesar de los problemillas iniciales, estoy disfrutando mucho Web Social, supongo que como muchos de vosotros. Estoy aprendiendo cosas nuevas, recuperando “viejas” herramientas y sobre todo, me encuentro con unas ganas enormes de experimentar (en términos de web social, se entiende).

Es por ello, que hoy me he propuesto probar dos herramientas nuevas, que no tienen que ver con redes pero que sí son muy sociales.

Una de estas herramientas es Piktochart, y la otra, visual.ly. ¿Por qué las he elegido? Porque tenía ganas de crear infografías y había oído hablar de estas dos herramientas.

Many Eyes es la herramienta que más he usado para visualizaciones pero quería probar otras nuevas que ofrecieran nuevas y distintas posibilidades. Como lect0ra y seguidora de diversos blogs, me he dado cuenta de la proliferación de las infografías a la hora de publicar contenido y es que, en general resultan bastante útiles para conseguir una visión general y rápida sobre un tema concreto.

visual.ly. Cómo funciona

Me he creado un usuario tanto en visual.ly como en Piktochart, y he comenzado a hacer algunas pruebas, pero por ahora, os cuento mi experiencia con la primera de ellas y más adelante os mostraré los resultados con Piktochart, si es que consigo alguno claro.

Sólo tenéis que registraros, seleccionar la información que queréis mostrar e ir siguiendo los pasos que os marca la aplicación. En este caso, el aspecto visual de la infografía nos lo proporciona la herramienta, es decir, nosotros elegimos un tema o plantilla concreta entre las ofertadas, pero no podemos personalizarla, al menos en la versión gratuita que yo he empleado.

Existen otras herramientas, que nos permiten crear una infografía partiendo de cero, es decir, seleccionando qué gráficos se van a incluir, en qué posición, etc., pero en el caso de visual.ly, las opciones personalizables no están disponibles, aunque sí indican que lo estarán próximamente.

Las infografías ofrecidas se dividen en dos categorías: Twitter y Facebook, por lo que si queremos realizarlas a partir de algún hashtag o cuenta concreta, tendremos que conectarnos y vincular nuestra cuenta con la herramienta.

Yo, por ejemplo, he conectado mi cuenta de Twitter con visual.ly para obtener dos infografías relacionadas con nuestra asignatura, de forma sencilla y rápida.

  • En la primera de ellas, puede verse una comparativa de dos cuentas

  • y en esta otra, un poquito de la historia de nuestro hashtag #websoc12, aunque os confieso que con esta última me he quedado un poco sorprendida.

El resultado como véis es bastante atractivo y nos permite mostrar cierta cantidad de información de forma “limpia” y muy visual, aunque creo que podrían incluirse más datos, ¿o no?.

Ahora es vuestro turno: ¿Conocíais esta herramienta? ¿Os animáis a probarla?

24 de abril de 2012 at 14:29 5 comentarios

Facebook, ¡que sí, que soy yo!

Me he animado a escribir este post sobre mi última experiencia con Facebook por si le resulta de interés a alguien.

Como muchos sabéis, he tenido algunos problemas con mi cuenta de Facebook para la asignatura de Web Social. En un primer momento, tras bloquearme el acceso a mi perfil, se me solicitó que facilitara un número de móvil para enviarme un código. Evidentemente, soy muy reacia a facilitar ese tipo de datos, pero teniendo en cuenta que es una más de las redes que vamos a emplear durante el curso, accedí a facilitarla no sin muchas reticencias. Me enviaron el correspondiente código, y pude acceder a mi perfil, pero de forma limitada. Es decir, aparentemente podía aceptar solicitudes de amistad, leer el muro, etc., pero en ningún caso podía publicar o buscar entre otras actividades, puesto que enseguida me salía un mensajito indicándome que debía iniciar sesión de nuevo.

Así, en diversas ocasiones, y debí ser tan pesada que incluso cuando intentaba que me enviaran el código, terminó por aparecer un mensaje diciendo que lo había intentado muchas veces, insistente que es una. Cumplimenté el correspondiente “formulario” contando mi situación, y recibí una respuesta en mi cuenta de correo. Cuál fue mi sorpresa cuando vi que me solicitaban una copia de mi DNI. ¿Pensáis que lo envié?, ¿Qué ignoré el mensaje? Pues ni lo uno ni lo otro, simplemente contesté a su email de forma personalizada.

Han pasado unos días en los que he podido acceder a la cuenta a ratos, pero con opciones de actividad limitada, como dije anteriormente, ni publicar, ni añadir, etc., es decir estaba limitada a ser una mera espectadora de mi muro, ¡qué divertido! Decidí enviar de nuevo un mensaje, preguntando si habían decidido qué hacer con mi perfil, y reiterándoles mi intención de no enviar mi DNI bajo ningún concepto.

Hasta que hoy, ¡sorpresa!, sin yo haberlo solicitado, recibo un código desde un número de teléfono distinto al de las primeras veces, por lo que he dudado en introducirlo o no. Mientras se me aclaraban las ideas, he ido a mi cuenta de correo y allí he encontrado un mensaje de Facebook, en respuesta a mi último mensaje.

La verdad es que no lo esperaba, y su contenido mucho menos. Me dicen que antes de tomar una decisión sobre mi cuenta, tengo que enviar algún tipo de documento, que aunque no sea oficial, acredite que mi nombre es real y con una fotografía, supongo que para comprobar que es similar a la del perfil (Tony cómo me acuerdo ahora de lo que has comentado en clase sobre la importancia de la fotografía en las redes). Me ponen ejemplos de documentos válidos como un carné de biblioteca, una credencial de estudiante, etc.

Y ahora un dato importante, me piden que tache cualquier dato personal como dirección, permiso de conducir, etc., puesto que lo que quieren comprobar es el nombre completo, la fecha de nacimiento y la fotografía. Enseguida he ido a Facebook, he intentado entrar introduciendo el código facilitado, y ¡voilà!, parece ser que por el momento estoy dentro, y sin limitaciones, puedo publicar, añadir amigos, etc.

¿Qué voy a hacer ahora? Pues sinceramente mientras pueda funcionar así, lo seguiré haciendo, y si no me queda otra, me plantearé el envío de fotocopia del carné de una biblio o algo así, borrando datos sensibles como DNI y demás.

¿Moraleja? Pues no sé si hay moraleja, pero de lo que me alegro es de haber contestado a su mensaje contando mi caso concreto, y no haberme limitado a un formulario genérico que quizás no habrían tenido en cuenta. El hecho de que hayan contestado en un par de ocasiones a mi correo electrónico, me reafirma en la importancia de que no siempre debemos conformarnos con un sí o un no, y que siempre hay que intentar “negociar”, por decirlo de algún modo.

Por último, yo me pregunto, ¿han tenido algo que ver mis emails, o esta forma de actuar es la política habitual de Facebook? Tendremos que esperar para saber cuál es la experiencia de otras personas y comparar, así que, ya sabéis, cualquier aportación es bienvenida.

20 de abril de 2012 at 19:43 6 comentarios

Entradas antiguas Entradas recientes


Archivos

Entradas recientes

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

RSS Tweets sobre #websoc12

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mi yo twitteriano

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

RSS Biblogtecarios

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS My websoc in Pinterest

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: