Y tú más

16 de mayo de 2012 at 11:30 8 comentarios

Como ya hemos comentado muchas veces, lo importante no es sólo “estar en la red”, sino “ser y saber estar”. De nada sirve que tengamos una importante o cuantiosa presencia en las redes, si la imagen que proyectamos sobre nosotros mismos y que reciben los demás es negativa.

Es aquí donde entra en juego la llamada “reputación online” o “reputación digital”. Personalmente, el dicho de “que hablen aunque sea mal”, me parece nefasto. No puedo comprender cómo alguien piensa que el hecho de obtener publicidad o difusión mediante comentarios negativos puede proporcionar el más mínimo beneficio.

Actualmente, y por diversas causas, estoy implicada en ciertos temas de marketing, y me he quedado muy sorprendida al ver que esa idea sobre la “mala fama” la tienen no sólo personas desconocedoras de este ámbito o personas poco formadas, sino incluso directivos de una cierta reputación y posición. ¿Quién podría querer que le conozcan por hechos negativos? Yo, desde luego, no, prefiero mil veces el anonimato. Es como aquello de “si lo que vas a decir no es más bello o útil que el silencio, cállate”, si no vas a decir nada bueno de mi, mejor no lo digas.

Los comentarios negativos, campañas de desprestigio y bulos han existido siempre, pero es evidente que con el cambio de escenario, puede llegar a límites insospechados, aumentando de forma exponencial la audiencia a la que van a llegar los comentarios y opiniones vertidas por otras personas sobre un producto, empresa, o persona.

Leyendo el artículo sobre Reputación Online publicado por Customer Hunt en la página web http://www.reputaciononline.net/, me ha venido a la mente la reciente polémica que ha surgido por los resultados lanzados por los buscadores cuando los usuarios introducen una consulta del tipo: “Los madrileños son…”, “Los andaluces son…”, frases seguidas en la mayor parte de los casos de adjetivos y calificaciones poco agradables o positivas.

¿Afectan esos resultados a la reputación de madrileños, andaluces, etc.? Realmente no sé el alcance que tendrán esas informaciones, pero sin entrar en cuestiones más profundas, es, cuanto menos, desagradable que ante una búsqueda el resultado obtenido sea tan negativo y sobre todo tan tópico.

Creo que la situación es todavía más perjudicial cuando se trata de personas, organizaciones o productos concretos. En mi opinión, casos como los comentados anteriormente, no dejan de ser, ideas tópicas y absurdas, generalidades que, si bien no son del gusto de nadie, podrían catalogarse de anecdóticas, puesto que no creo que nadie les de mayor credibilidad, ¿o sí? Sin embargo, cuando se trata de objetivos más concretos, los resultados pueden ser nefastos.

¿Quién no busca opiniones sobre el hotel donde quiere pasar sus vacaciones?, ¿o sobre la efectividad de un producto?; ¿o sobre los efectos que dicho producto puede tener sobre nosotros? Creo que todos, en uno u otro momento lo hacemos, por lo que entiendo la preocupación de obtener y sobre todo mantener reputación y como se suele decir “buen nombre”.

Siguiendo uno de los enlaces que ofrece el artículo, llegamos a un texto sobre un bulo referente a determinado producto alimenticio. Ahí, uno de los puntos en que hacen hincapié es en el hecho de que “no toda la información que aparece en Internet es cierta”.

¿Obvio?, ¿frase de Perogrullo? En absoluto, al leerlo me ha venido a la idea una conversación que mantuve hace poco con una compañera. Hablábamos sobre los efectos del aluminio en contacto con alimentos y al comentarle cierta información me dijo: “En cuanto se lo diga a mi madre, lo busca en Internet como hace con todo. Piensa que si lo pone ahí, es porque es cierto”. Algo similar a lo que le sucedía a la gente con la televisión en sus primeros años de vida, si algo no era cierto, ¡cómo iban a decirlo en la tele! Parecía que era un dogma de fe.

¿Caso aislado? Ni mucho menos, son muchas las personas que piensan que Internet no sólo posee, sino que es la verdad absoluta, por lo que lo que se refleje aquí puede tener mucha importancia para nuestra imagen y reputación.

En definitiva, debemos cuidar nuestra reputación como haríamos en el mundo “offline”, salvando las distancias y contando con sus particularidades, y teniendo en cuenta que en las redes todo se propaga con una rapidez asombrosa, tiene un alcance inimaginable y llega a una audiencia multitudinaria, por lo que revertir la situación no es ni rápido ni fácil.

Anuncios

Entry filed under: websoc12. Tags: , , , .

Google, el Rey del Mambo En boca de todos

8 comentarios Add your own

  • 1. risabelwebsoc  |  18 de mayo de 2012 en 20:55

    Desde luego, los dichos sobre “los madrileños son”, “los catalanes son…” (todos sabemos como siguen), han existido siempre, digamos que de la individualización se ha generado hasta puntos ilimitados; hasta hace poco, era algo que podríamos decir que se consideraba “conocimiento general de los españoles” aunque la credibilidad que se les da, también fuera relativa.
    Ahora, qué pensará alguien que quiere venir a vivir a España y mira en posts o internet en general y puede leer ciertos comentarios… no creo que sea nada positivo en la mayoría de los casos, porque ya sabemos que uno de los deportes nacionales (a parte de la siesta, es el criticar).
    El refranero popular es muy rico en este tipo de comentarios.
    Yo tampoco creo que sea mejor que “se hable de mi/algo aunque sea mal, pero que se hable”.
    Por contra, evidentemente, considero que hay que saber discriminar la información que encontramos en la red, y que no todo el mundo tiene las habilidades o experiencia suficiente para hacerlo, pero…. aunque sepamos que los comentarios que se hacen sobre productos, marcas, servicios, etc… no son del todo fiables, desconocemos la procedencia de los mismos y los intereses que han podido suscitar dichos comentarios, creo que de alguna manera nos dejamos “orientar” o “desorientar” por ellos, quiero decir, ¿alguien se alojaría en un hotel donde de 20 comentarios, 5 son muy buenos, 5 son muy malos y los otros diez varian entre, caro en relación calidad-precio, no muy limpio, viejo, ruidoso, mal servicio….?
    Es muy complejo poder determinar el alcance que tiene un determinado comentario en la red, el avance es muy rápido, y puede llegar a límites inimaginables, pero aunque coincido contigo en que por lo general es mejor no hablar mal de alguien o de algo y permanecer callado, sí que creo que la crítica constructiva puede ayudar a la comunidad, (lo malo es que en ocasiones la línea que separa ambas cosas es demasiado delgada).

    Responder
    • 2. bovejerowebsoc  |  18 de mayo de 2012 en 21:35

      Coincido contigo. Quizás me expresé mal cuando dije que si no se va a hablar bien, mejor no hablar. Me refería obviamente a la crítica con afán de desprestigiar y sobre todo al hecho de evitar hacer cosas negativas por las que puedas adquirir “mala fama”, no a las críticas constructivas que siempre deben ser bienvenidas.
      Tienes toda la razón cuando dices que hay gente que no es capaz de discernir tan fácilmente la calidad, objetividad y veracidad de una información. De ahí que seamos tan importantes o debiéramos serlo los profesionales de la información, ¿no?
      Muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  • 3. vcordentewebsoc  |  20 de mayo de 2012 en 10:49

    Me ha gustado mucho tu post Beatriz, sobre todo la última parte en la que se habla de que algunas personas tienen la creencia de que todo lo que aparece en internet es verdadero e incuestionable, y desconocen que todo el mundo puede opinar y publicar y vertir cualquier tipo de información o comentario. Me ha recordado esto a lo necesarios que siguien siendo los programas de formación de usuarios en esta materia, para que no sólo seamos capaces de buscar una determinada información, sino también de valorarla, seleccionarla o descartarla. Hay que ser cuidadosos con las informaciones que incorporamos a nuestra vida. #websoc12

    Responder
  • 4. alexwebsoc  |  22 de mayo de 2012 en 11:06

    Y antes de la televisión la prensa escrita, el impreso, el libro o el relato gráfico de una pintura o escultura. Necesitamos confiar en algo o alguien y eso es más viejo que la mentira. Y siempre ha existido el riesgo de abusar o manipular la información, de palabra u obra. ¿Tranquiliza? Pues no lo sé. Al final no somos muy diferentes a nuestros ancestros, y los peligros y pecados son los mismos. Creo que no somos mejores, pero tampoco peores. Y como no podemos evitar las amenazas, lo mejor es la educación y la formación.

    Responder
  • 5. WebSociando  |  22 de mayo de 2012 en 12:56

    La educación y la reflexión son las claves de la forma de recibir e interpretar la información. Yo creo que también vamos madurando en nuestra visión sobre internet, sobre todo quienes llevan unos años usándola. La tuya, Beatriz, es una reflexión grata de leer.

    Responder
  • 6. beatrizborregon  |  25 de mayo de 2012 en 19:41

    Bea, creo que todavía hay gente que piensa en ese dicho del que haces mención “que hablen de mi aunque sea mal” como una realidad porque si hablan mal de mi es por pura envidia, no porque realmente sea verdad; yo tampoco creo en esa afirmación, de hecho creo más en esta “Más vale parecer tonto y estar callado… que abrir la boca y disipar las dudas”, extrapolando el dicho, si no tienes nada interesante que decir u ofrecer no lo digas o por lo menos no mientas… creo que eso va tanto para empresas como para aquellos que queramos publicar individualmente, vende lo que puedas vender… pero no una mentira que te dejará en mal lugar y que son difíciles de eliminar.
    Y por supuesto, gracias por ofrecernos tus ideas en este post

    Responder
  • […] en Bibliotecas y Servicios de Información Digital de la UC3M (podéis ver el post en https://bovejerowebsoc.wordpress.com/2012/05/16/y-tu-mas/) y hoy le toca el turno a la “identidad digital”, término que en mi […]

    Responder
  • […] del Máster en Bibliotecas y Servicios de Información Digital de la UC3M (podéis ver el post en https://bovejerowebsoc.wordpress.com/2012/05/16/y-tu-mas/) y hoy le toca el turno a la “identidad digital”, término que en mi opinión se encuentra […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Archivos

Entradas recientes

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

RSS Tweets sobre #websoc12

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mi yo twitteriano

RSS Biblogtecarios

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS My websoc in Pinterest

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: